Viernes, Diciembre 15, 2017

¿Por qué tus hij@s no deberían prescindir de practicar deporte?

niñosdeberíanhacerdeporteNoticia Relacionada: Sportecnic G.D.

Articulo escrito por Natalia Maglione, Psicóloga de dilatada experiencia con niños y adolescentes, para Sportecnic G.D.

Hoy en día, parece ser que la agenda de actividades de los niños está más saturada que la de los padres, y a menudo llevar a cabo la rutina familiar resulta complicado. Por ese motivo muchos padres que acuden a consulta me preguntan ¿Qué necesitan realmente los niños?, ¿De qué actividades sería oportuno prescindir?

Bien, aunque cada caso es distinto, hay que tener en cuenta las necesidades específicas de cada niño; por lo general, además de aprender inglés, chino y/o alemán, sería oportuno educar a los niños a mantener una vida saludable, física y psicológicamente, y en esto indudablemente el deporte ayuda mucho. Da igual el tipo de deporte, lo que sí es importante es que los niños tengan entrenadores cualificados para desenvolver un papel de formación, que puede llegar a ser muy importante en las vidas de los más pequeños y también en los adolescentes.

Resulta fundamental que los padres motiven a los niños, sin proyectar sobre ellos expectativas exageradas y por lo tanto irracionales. Tampoco hay que criticarlos tanto si no ganan como si no han jugado bien.

Entiendo que hacer que los niños acudan a sus actividades supone para las familias un gran esfuerzo, tanto de tiempo como económico, pero esto no es motivo suficiente para que proyectemos nuestras frustraciones sobre ellos; el niño no tiene que ser el mejor del equipo para que merezca la pena el esfuerzo.

No hay que olvidar que la práctica del deporte para ellos, es un momento lúdico, que les puede servir para relajarse, para interactuar con sus iguales, para enfrentarse a las frustraciones y sobre todo para pasarlo bien.

A continuación voy a explicar el porqué es tan importante que los niños practiquen algún deporte.

La razón es que la organización Mundial de Salud, tras su constitución el 7 de abril del1948, define la salud como "el estado de completo bienestar físico, mental y social y no la mera ausencia de enfermedad".

Esta definición parece fácil, ¿Pero cómo podemos conseguir que los niños, en este caso, puedan alcanzar ese estado de bienestar completo?

Una de las formas de conseguirlo es la de hacer actividad física regularmente. 

Practicar algún deporte tiene muchísimos beneficios para la salud de la persona, aparte de poder mantener una buena forma física, el ejercicio actúa positivamente tanto sobre los mecanismos neurofisiológicos del cerebro como sobre los procesos psicológicos.

Se ha demostrado que durante la actividad física y el ejercicio, en el cerebro se liberan endorfina, serotonina y una proteína llamada BDNF (Factor Neurotrópico Derivado del Cerebro).

  • Las endorfinas, son unos neuro-peptidos (pequeñas cadena proteica), entre sus funciones están las de minimizar el dolor, retrasar el envejecimiento, potenciar las funciones del sistema inmunitario y la de controlar los niveles de adrenalina asociada con la ansiedad.
  • La serotonina, es una hormona que interviene en el control de la temperatura corporal, la actividad motora y las funciones perceptivas y cognitivas, también puede afectar al comportamiento social, al apetito, la digestión, el sueño y la memoria.
  • La proteína BDMF posee un elemento protector y reparador sobre las neuronas y actúa como un botón de reinicio.

Gracias a la liberación de estas sustancias químicas en el organismo, después de ejercitarnos físicamente nos sentimos más eufóricos, más relajados y también vemos las cosas con más claridad.

Además de estos beneficios a “corto plazo”, el practicar deporte sobretodo en la niñez, tiene muchos beneficios a “largo plazo” en los procesos psicológico y en la conducta social; el estar en un equipo ayuda a fomentar las habilidades sociales y el compañerismo; los niños, también, aprenden a superar las frustraciones, aumenta su motivación personal y ayuda a mejorar la autoestima.

También es una forma de relajarse, una diversión y evasión de los pensamientos, de emociones y de conductas agresiva, sobretodo es muy útil para aquellos niños a los que les sobran energías.

Sin embargo, esto no quiere decir que el mero ejercicio físico haga que los niños sean felices, pero sí que le ayuda a desarrollar unos buenos hábitos de higiene física y mental, y esto el día de mañana puede traducirse en conseguir tener una vida social satisfactoria además de una muy buena salud.

Sobre la Autora:

Natalia Maglione es una Psicóloga Sanitaria nacida en Nápoles (Italia) En la actualidad reside y trabaja en Sevilla.

A pesar de su juventud goza de gran experiencia con niños y adolescentes.
Especializada en trastorno de déficit de atención e hiperactividad ,trastornos emocionales  trastornos de ansiedad y depresión, fobias, trastorno obsesivo compulsivo, entrenamiento en habilidades sociales y trastornos de la personalidad.